Pipa: playa, sol y movimiento

Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Si hay algo que me ha enseñado viajar; es que un viaje es el momento ideal para pensar y encontrar esas respuestas que hace tanto buscabas. Sin embargo, no siempre las respuestas llegan con la rapidez que uno quisiera, ya sea porque requieren un mayor proceso meditativo o simplemente porque estás buscando en el lugar equivocado. Pero sea cual sea el motivo, viajar siempre te ayudará a despejar la mente, y con ello, a encontrar las palabras precisas que componen dicha añorada respuesta.

Buscando dónde ir…

Corrían tiempos difíciles, en donde el estrés se apoderada de cada día, de cada hora, de cada instante, por lo que – muy a nuestro pesar- tuvimos que olvidarnos de los viajes por un tiempo más largo de lo que hubiésemos querido. Y lo que es peor: poco supimos del sol y del bronceado durante el último verano.

De esta manera, toda nuestra concentración se dirigía hacia Bali (ver aquí link al post Bali), contando los días para nuestro viaje en agosto. Pero como ya lo supondrán; esas ganas por viajar me superaron. Y ¿no adivinan qué pasó? Me puse de cabeza a buscar un destino que fuese cercano, económico y – por supuesto- con playa.

Luego de tanto revisar, llegué finalmente a dos lugares: Pipa y Salvador de Bahía, ambos en Brasil. Ahora el problema era sólo uno: ¿Por cuál decidirme? Difícil tarea. Así que pensé en buscar ayuda, y definitivamente fue la mejor decisión.

Entonces, sometí estos destinos a votación en @saliendodeviaje, con el fin de que ustedes me dieran luces acerca de cuál sería la mejor elección. Y el resultado: Pipa. Compré el pasaje a Natal dos semanas antes, investigué un poco más, llegó el día y partí.

Para quienes no han ido, les cuento que Pipa es una localidad costera que se encuentra en el noroeste de Brasil, a unos 80 kilómetros al sur de Natal. Posee extensas y playas de agua tibia, muchas de ellas son  perfectas para el surf y para agarrar un buen bronceado. Además, Pipa es un pueblito muy pintoresco, con mucho movimiento, en donde puedes encontrar de todo: restaurantes, artesanía, bares, ropa, etc. Sin embargo, si lo que buscan tranquilidad, no se equivoquen: Pipa no es ese lugar.

Itinerario en Pipa

Día 1: Llegada a Pipa

Llegué a Natal un jueves alrededor de las 4 PM. Por lo mismo, y al ser aún temprano, mi opción fue el transporte público. Así que salí del aeropuerto y tomé un autobús al Rodoviario, para luego tomar a las 6:10 PM un bus a Pipa. Y ¿Cómo describiría esta experiencia? La verdad es que fue eterna, ya que  el tráfico en Natal era espantoso, y fue recién pasadas las 9 de la noche que llegué a mi destino; a esas alturas con un hambre infernal.

Con respecto a esto último, deben considerar que durante abril en esta zona de Brasil se oscurece a las 5 PM, por lo cual será clave que calculen a qué hora le convendría llegar.

Pero no todo partía tan mal, pues me encontré con una vida nocturna bastante movida,en donde habían tiendas abiertas por montón y -lo mejor- una amplia oferta gastronómica. Además, la vista que tenía mientras caminaba hacia mi hostal era de lo mejor, pues mi telón de fondo era Praia do Amor.

Al llegar al hostal, el recepcionista me indicó que estaban remodelando la habitación que había reservado, por lo cual tendría que compartir una habitación con tres chicas. Dejé mi bolso, intercambié un par de palabras con la única chica que se encontraba en ese momento, quien se quedaría acostada producto de una insolación, y me preparé para salir. 

Mi primer desafío sería encontrar un lugar para comer, y a pesar de que estaba hambrienta, preferí caminar por un largo rato hasta encontrar un lugar donde pudiese comer un buen pescado. Así fue que llegué a Rola Peixe, un restaurante de un simpático español llamado Fernando, quien se enamoró de Pipa, y sin titubear, dejó todo por quedarse a vivir allí. Mientras comía un delicioso atún a la plancha con ratatouille, escuchaba las historias de Fernando, el cual me contaba que le gustaba mucho que su restaurante fuese un sitio multicultural, en donde todos pudiesen compartir distintas vivencias. De hecho, todos los que estábamos en ese instante éramos de distintas nacionalidades.

Tras esto, volví al hostal, y ahora sí estaban todas las chicas en la habitación. Así que aprovechamos de coordinar una salida grupal: visitar una playa al día siguiente. Luego de eso, todas se prepararon para dormir, menos yo, pues no podía abstenerme de -¡por fin! – de disfrutar del sonido del mar y de esa sensación de libertad que añoraba hace tanto.

En Piparadise beach hostel con las chicas

Día 2: Dos Golfinhos

Cuando estoy de viaje me gusta aprovechar cada instante, y por lo mismo, suelo levantarme muy temprano, y esta vez no fue la excepción, ya que en tanto amaneció fui a disfrutar de vista panorámica que me ofrecía el hostal, y la verdad es que me sorprendió: ahí estaba Praia do Amor en todo su esplendor.

Posteriormente, y con el fin de empezar bien la mañana, me fui a desayunar. Cabe mencionar que el desayuno venía incluido en el precio de la habitación, pero cuando me dejó desconcertada ¿Por qué?  Porque era enorme y delicioso: punto para el hostel!

Y nuestro día de playa con las chicas había llegado, así que nos pusimos a buscar cuál sería nuestra mejor opción. Nos habían hablado de Praia dos Golfinhos, cuyo único acceso es por el sector central de la playa de Pipa, siempre cuando el nivel de la marea lo permita. Afortunadamente, el día era maravilloso y la marea recién subiría alrededor de las 4 PM. Cruzamos antes del mediodía, y al llegar nos encontramos con una extensa playa de un oleaje muy tranquilo, ideal para nadar. Cuando la marea sube, los accesos y gran parte de la playa queda cubierta de agua, por lo cual no hay comercio establecido ni restaurantes, pero si muchos vendedores ambulantes de sandwiches, empanadas, açaí, choclos, fruta, entre otras delicias.

DosGolfinhos
Cruzando a Dos Golfinhos

Fue un día redondo, en el que pudimos broncearnos (¡por fin!) y refrescarnos en esas pacíficas y tibias aguas. La verdad es que la playa es increíble, y como si fuera poco: a un par de metros de nosotras una pareja de delfines emergieron como si se tratase de la puesta en escena de una pieza de danza.

Tras cuatro horas bajo el sol, y cuando el calor ya se hacía sofocante, sugerí que empezáramos a caminar de vuelta. Ya en el centro, fuimos a prepararnos un bowl de açaí, una especie de helado hecho de una fruta no sólo exquisita sino también con mil antioxidantes. Al rato volvimos al hostal con unas ganas locas de descansar, y por supuesto, de conversar acerca de nuestra aventura playera.

Para cuando cae la noche, un panorama imperdible es caminar por la extensa calle principal, pues además de disfrutar de una hermosa vista, podrás ver la vida nocturna de Pipa en todo su esplendor. Por lo mismo, nos dedicamos a aprovechar esto, así que fuimos de compras, cenamos y entramos a local ubicado en una esquina, en donde nos dispusimos a tomar cervezas mientras escuchábamos algo de música.

Día 3: Praia do Madeiro – Das Cacimbinhas

El tercer día nos despertó con un cielo nublado, pero -a pesar de lo creerían- para mí fue mejor. Sí, mejor, porque me había quemado y mi piel tomó ese color rojo que, de forma gráfica, te dice “peligro”. Ante ese escenario, decidimos tomar un taxi hacia Praia do Madeiro, pues allí nos reuniríamos con Cami, una chica argentina que se había ido a vivir a Pipa y quien haría las veces de guía.

Al llegar nos recibió una playa muy extensa, con sillas y sombrillas (¡qué alivio!), además de algunos restaurantes. Las olas parecían perfectas para el surf, y – al parecer- no era yo la única que lo creía, pues habían muchos surfers esperando por la mejor ola. Esta vez nuestra opción fue resguardarnos bajo una sombrilla, pero no sólo por el sol, sino que también de esa lluvia intermitente, esa lluvia que en pocos segundos te deja empapada de la cabeza a los pies. 

Por otro lado, Cami nos contó que caminando por la playa podríamos llegar a una particular escalera, una en que cada escalón tenía frases pintadas en francés, español y -por supuesto- en portugués. Además, tras subir ésta podríamos llegar a un lugar en donde paraba un bus que nos podría llevar de regreso al pueblo. Así que iniciamos nuestra marcha, y a medida que avanzábamos las sombrillas y la gente iba desapareciendo, casi como si quisiesen regalarnos un minuto a solas para disfrutar de esta playa en toda su magnitud. A esta hora, las olas ya eran mucho más grandes, e incluso parecían chocar con los imponentes y coloridos acantilados, regalándonos una postal de ensueño. Y seguimos caminando por un buen rato, hasta que finalmente encontramos la escalera, y la verdad es que no cumplió con mis expectativas, ya que me imaginaba algo mucho más llamativo y artístico (ver foto)

IMG_2662
Con las chicas en la escalera

Luego, tomamos un bus de vuelta al pueblo con un tres cosas en mente: un bowl de açaí, descansar un poco en la hostal y -posteriormente- prepararnos para salir durante la noche.

Cabe mencionar que en Pipa residen muchos argentinos, y ¿Recuerdan lo que les conté acerca de la comida en Buenos Aires? (link aquí del post de BA) Bueno, si leen ese post anterior sabrán que la amé, así que supongo que imaginarán lo que ocurrió después: fuimos por un plato de pasta y un buen vino. Y por si fuera poco, nuestro postre fueron unas cervezas en medio de la calle, mientras conversábamos con gente de distintas partes del mundo y -a ratos- bailábamos al compás de la música que salía de lo bares cercanos.

Día 4: Praia do Amor

Al cuarto día ya no quería más sol. Sin embargo, no me podía ir sin conocer Praia do Amor, y que -si tenía bien puesto ese nombre- no debería decepcionarnos. Además, la vista que teníamos de ésta desde el hostal nos auguraba una playa hermosa. Praia do Amor (cuyo nombre se debe a su forma de corazón, y que yo jamás vi) ofrece una mezcla perfecta que lo hace ideal para todo tipo de visitantes, ya que -por un lado- tiene olas grandes para los amantes de surf, y por otro -si caminas hasta el extremo de la playa- hay unas piscinas naturales en donde puedes bañarte tranquilamente (y muy importante: ¡sin que tu bikini corra peligro!). También, podrás encontrar muchos y pintorescos puestos de comida, reposeras y sombrillas (¡un alivio a esta altura del viaje!) que te facilitan gratuitamente si compras algo de comida.

IMG_2684
Oferta gastronómica en Praia Do Amor y muchos bañistas atrás

Ya con una buena dosis de sol y playa, nos dispusimos a recorrer el pueblo e ir tiendita por tiendita. Así fue que llegamos al famoso pasaje de las piedras de colores, las cuales lamentablemente se encuentran muy gastadas y han perdido su encanto.  Al rato se puso a llover, por lo que entramos a un lugar en donde vendían acai y -como una excusa barata- nos vimos obligadas a comer nuevamente esta fruta que nos encanta. Y  ya, durante la tarde, empecé a ordenar mi bolso, ya que la mañana siguiente debía partir con rumbo a Santiago.

Considerando los tiempos de traslados y lo bello que es Pipa, cuatro días se hacen muy pocos. En vista de ello, les recomiendo que vayan por más tiempo, idealmente mínimo por una semana. Por otro lado, si lo que buscan es desconectarse de todo; Pipa no es el lugar. Esto, pues hay mucha gente, y por ende, mucho ruido (joda, mambo, fiesta, party o como lo quieran llamar), y eso que no fui en temporada alta. Además está repleto de vendedores y hay una oferta enorme de actividades por hacer, así que más bien diría que es el destino ideal para quienes buscan acción y van con una buena dosis de energía.

Lo que me perdí y que deben sí o sí ustedes poner en su lista “must”:

  • El sunset en Tibau do sol.
  • Hacer surf, para mi nivel Madeiro estaba bien
  • Santuario Ecológico .

Esta es la cuarta vez que voy a Brasil, y la verdad es que quiero seguir haciéndolo. Brasil, con su gente alegre y sus playas de ensueño siempre serán una buena alternativa al momento de pensar en un viaje. ¿Han tenido la suerte de ir al país carioca? Si tú respuesta es “no”, sólo te digo que te organices, agarres tus maletas y partas lo antes posible; no te arrepentirás.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.